miércoles, julio 14, 2010

MARMOTA 2010.

Para empezar, explicar mi personal anécdota del día anterior de la Marmotte: Después de haber estado dos semanas rodando con una bici de montaña con el equipaje a cuestas, día sí y día también; hay que tener mucho cuidado cuando coges una bici que no pesa nada, cuyas ruedas tienen el ancho de un dedo y, además, te calzas los pedales automáticos. En definitiva, fue de un pelo que no me fui al suelo y me costó mucho volver a encontrarme bien sobre la bici.

Empieza la marmota. Salida en la última tongada, paso por línea de salida a las 08:00 h. y en el llano antes de afrontar el Glandon dejo pasar a todo el mundo, recordando el embotellamiento del año pasado en este puerto y que no hay de derrochar nada. Empieza el Glandon, me siento ligero y empiezo a pasar a corredores, uno tras otro, de dos en dos, de tres en tres. Paso a Manolo a mitad del puerto y a unos 5 más de la Unió a lo largo del resto de la subida. En la bajada no doy pedales e incluso me paro a descansar antes de afrontar el falso llano que me llevará al Telegraphe.

El falso llano entretenido gracias a la compañía de Michelle, una chica de Leeds que me aguantó el ritmo y la charla hasta casi la falda del Telegraphe (que conste que fue ella la que empezó a darme rollo a mí).

En la subida del Telegraphe estuve pletórico, creo que pasé a cientos de ciclistas, lo malo es que ese sobreesfuerzo me pasaría factura.

Después el Galibier, el gran infierno, inacabable, temeroso de que me fallaran mis delicadas rodillas en cualquier momento. Me tenía que parar a descansar de vez en cuando, pero una vez arriba, ya sabía que la marmota era mía… Me conocía el terreno.

Y así fue, prácticamente todo bajada hasta Bourg d’Oissans y, después, a subir Alpe d’Huez con calma y parándome casi en cada curva.

Sí, muchísimo tiempo: 11 h 53 min pero totalmente en paz conmigo mismo, que es lo que importa.

Para acabar, mi reconocimiento y agradecimiento al amigo Mago.

Video CLIP TUSINUS & AC/DC