jueves, julio 09, 2009

Odiseo en los Alpes

Es la mejor sensación que he sentido nunca encima de una bici. A pesar de que sufrí como un condenado subiendo el Telegraphe y de que la rodilla derecha me impidió continuar a medio Galibier, fue grande la sensación de participar en una fiesta del ciclismo como la Marmotte. Gente de todos los países: americanos, australianos, noruegos, daneses, ingleses, italianos, búlgaros… Participar junto con 8.000 ciclistas de todo el mundo en un marco tan impresionante como los Alpes e intentar acabar la gran Odisea, fue una gozada.

Como bien adivinaba el presi, subí el Glandon totalmente fresco, el Telegraphe me costó horrores y subiendo el Galibier me empezó a pinchar la rodilla derecha (supongo que los ligamentos). Así que acabé el Galibier parándome y andando, luego me dejé caer hasta Bourg d’Oissans (al pie de Alpe d’Huez) y allí me recogió mi novia, que se lo merece todo y más.
Como veis, a pesar del fracaso y del sufrimiento, aún he salido más enamorado de la bici y con un gran deseo de intentarlo de nuevo el año que viene.
Por cierto, la lluvia que nos calló en el Galibier nos vino de maravilla porque pasamos un calorazo impresionante durante toda la mañana.

PD. Depende de cómo tenga la rodilla saldré o no este sábado.

Fotos: Subida al Galibier con el Gran Galibier de fondo y puerto del Galibier.



BRAVO CAMPEÓNNN!!!!

Video CLIP TUSINUS & AC/DC